Guía anti-bronceo

Soy tan pálida que usualmente lo primero que me dice con sorpresa una persona que recién me conoce es: “¡Eres muy blanca!” Incluso, amigos y familiares me lo recuerdan cada vez que nos vamos de viaje a algún lugar que permita andar en vestido de baño. Desde pequeña me llenaban con bloqueador SPF 100, nunca estaba fuera cuando el sol estaba muy fuerte y cuando salía, mi uniforme era una camiseta de manga larga. Si no se tomaban esas precauciones podía dañar mi paseo por mis quemaduras. A mi piel nunca le ha gustado el sol, por lo que tuve que aprender a vivir con eso.

 

Vacaciones

En la adolescencia, cuando mis amigas llegaban de las vacaciones de mitad de año color canela, he de admitir que sentía celos. ¿Por qué no podía broncearme yo también? Intenté muchas cosas: probé cremas autobronceadoras que me dejaban colo naranja, salía al jardín de mi casa en la mañana sin protector solar y a los 20 minutos estaba roja

ccfd5e18-f286-4967-b77c-e7cda59e0632
Yo, a los 2 años con mi uniforme anti-sol.

e incluso me puse bajo el sol de medio día con aceite bronceador. Esta última hazaña dejó unas ampollas insoportables en mi espalda y sorpesivamente en mis orejas. Definitivamente estar bronceada no era lo mío.Hoy en día mi palidez es algo que me enorgullece, cuido mi piel muchísimo más que antes para mantener mi tono y puedo disfrutar de mis vacaciones gracias a algunas cosas que he aprendido con los años.

 

 

 

Bloqueador, bloqueador y más bloqueador.

Es obvio, yo se, pero al parecer muchísima gente no recibió el memo. Me aterra ver personas al medio día a pleno rayo de sol sin una gota de bloqueador. Con el tiempo la

ian-dooley-298780.jpg
Foto por ian dooley en Unsplash

piel se desgasta y adquiere esa textura de cuero viejo que no es nada atractiva. Y el cáncer de piel es algo que sucede muy a menudo. Yo uso todos los días protector solar con SPF 60 o más si es un día especialmente soleado. No saldré nunca de mi habitación sin haber esparcido una buena capa de éste en todos lados, y cada 4 horas mas o menos repito el proceso. No necesariamente tengo que estar de viaje para hacer esto, incluso en Bogotá todos los días uso bloqueador en mi cara y mis brazos, para evitar quemaduras indeseables.

 

Más ropa = más protección.

No es necesario andar con pantalones y cuellos tortuga para morir sofocados, pero un vestido largo funciona muy bien. También, cubrirse los hombros con una salida de baño de manga larga puede ayudar a filtrar un poco los rayos UV y disminuir su impacto.

maxime-lelievre-137793
Foto por Maxime Lelièvre en Unsplash

Los sombreros son tu nuevo mejor amigo.

Además de ser un accesorio que amo, los sombreros nos ayudan a proteger nuestro rostro y mantenerlo alejado del sol. Hay distintas formas y materiales, pero lo más importante es que el ala sea lo suficientemente ancha como para generar sombra.

El medio día es tu enemigo.

Entre las 11:00 am y las 3:00 pm el sol está en lo más alto del cielo y sus rayos son muy dañinos. Como regla general nadie debería broncearse a esta hora, mucho menos si tienes piel sensible como yo. Es una buena hora para leer a la sombra o almorzar adentro. Evita a toda costa el sol.

 

¿Ustedes disfrutan sus vacaciones en el sol, o en la sombra? Déjenmelo saber en un comentario acá o en mis redes sociales Instagram & Facebook

Foto por savannah walters en Unsplash

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s